Kelly

Kelly es uno de esos personajes que formaban parte del reparto de mi verano. Vecina puerta con puerta en una de esas cabinas de peli americana, ha jugado un papel muy importante en mi vida. Pero eso ella no lo sabe. Le agradezco profundamente ser parte de lo que me ha animado a abrir este blog. Le gustan las estrellas, los gatos y los cables del tendido eléctrico. Ah! y Doctor Who. También la fotografía y es que a ella le debo la foto de mi cabecera y espero que muchas otras que me deje publicar.

Voy  a permitirme como excepción escribirlo en inglés para que ella pueda leerlo.

Kelly is one of those characters that were part of the cast of my summer. Neightbour door to door on one of those cabins that you can only see in American movies, she’s played an important role in my life. But yet, she doesn’t know. I feel really thanfull to her for she’s been one small part of what has motivated me to finally create this blog. She likes stars, cats and power lines. Aw! And Doctor Who. But she also likes photography, or at least trees/wisconsin’s-amazing-places-photographs and it’s to her that I owe my heading picture and I hope that many other pictures that I’ll publish. Shoutout to Kelly Palmerton. She is unique.

Bienvenido

fall07-dlktrail

Me preguntas qué es lo que me atrae tanto, y la verdad es que podría sentarme aquí toda la tarde con una humeante taza de té en las manos y hablarte del color que me rodea, del naranja mezclado con amarillo que lo empieza a cubrir todo por estas fechas, la misma mezcla que tiñe los haces de luz que de vez en cuando se escapan de entre las caprichosas volutas nubosas que encapotan esta tarde de otoño. O podría hablarte del verde, agonizante pero poderoso aún, por todas partes, roto con alguna brecha de agua y granito, o partido por las cerquinas de roca. También podría hablarte del frío. Aún es amable, sin embargo empieza a tener días malos, bordes, rayanos en lo insolente, pero ¿quién no los tiene? Viene de la mano de su amigo viento, vestido de aire agudo y cortante. Ese aire al que mejor le iría ser mujer por su habilidad para abofetear. Y el sol, ese gigante amarillo que aún finge ser caliente. La verdad es que podría contártelo todo, pero es que la atracción es difícil de explicar. Y mira que se ha intentado.